Noticias

 El equipamiento del Síndic de Greuges va atendre 23 visitas en el primer contacto contacte con la ciutadania de Sant Adrià de Besòs i va recollir un total de nou consultes i catorze queixes. La trobada es va el dia 17 de setembre, de acuerdo con el convenio de col • laboració que, ara fa poc més de un any, van signar el Ajuntament de Sant Adrià el Síndic de Greuges por "potenciar la defensa dels drets de les persones en el municipi ".


El de Sant Adrià ha sido el iniciador de los siete convenios que el Síndic, Rafael Ribó, ha firmado a lo largo de los ultimos años. Estos convenios establecen con la administración local para su proximidad con el ciutadà, para las consultas y las reclamaciones que se recubren con respecto a las referencias de un administrador de las administraciones públicas, de las cuales son valora su actividad o inactividad en relación con la ciudadania.

 

Fuentes de la Sindicatura informaron que la mayoria de las consultas y quejas recojidas ese dia a Sant Adrià van ser de particulares, de naturaleza muy variada y referidas a diversas administraciones públicas. Todas las entidades y  asociaciones de la ciudad van recibir con antelación una carta donde se les informaba de la visita del equipo del Síndic y se les invitava a concertar prèviamente una entrevista si deseaban tener un encuentro personal con los  miembros del equip.Los representantes de la Sindicatura se van instalar al Casal de Cultura entre las cuatro y las siete de la tarde para recibir a los vecinos.

 

 Los  ayuntamentos que, como Sant Adrià, han establecido esta relación especial con la Sindicatura de Agravios (Castellar del Vallès, Cubelles, Sant Pere de Ribes, Sant Sadurní de Noia, Cardedeu y Barberà del Vallès), reciben una visión singularizada de la actuación del Síndic en su municipio.Esta se concreta, entre otras cosas, en la entrga al Ayuntamiento de un informe anual que recoge la situación de las quejas gestionadas referentes al municipio y una estadística de las consultas provinientes de personas y entidades, que halla atendido el Síndic. Esta relación singular contribuye a la hora de acercarse la institución del Síndic a los vecinos. El primer informe referente a Sant Adrià, publicado el mes de Abril pasado, recoge la actividad del año 2008.

 

Atención individualizada
El Síndic ya va visitar Sant Adrià de Besòs el mes de Febrero de 2008, antes de la firma del convenio, dentro del programa regular de visitas que hace una vez al mes o cada tres semanas a una ciudad o pueblo de Catalunya. Con el convenio la relación y los contactos se intensifican y se establecen una o dos visitas al año al municipio. En aquella ocasión el Síndic va recoger una queja formal de la Plataforma de entidades y vecinos del barrio de la Mina que alegava un funcionamento irregular y insuficiente de los mecanismos de comunicación y participación con las diferentes administraciones públicas presentes al barrio y especialmente con el Consorcio del barrio de la Mina. Rafael Ribó va endegar, entonces, un procéso de estudio de la cüestión y va pedir información y documentación al Consorcio para poder dar respuesta a la queja de la Plataforma.

 

 Sus consideraciones finales, presentadas el mes de Mayo pasado, no van corroborar la queja de la Plataforma. Según, el escrito que va hacer llegar a la entidad vecinal y el Consorcio, el Síndic considera que “el barrio de la Mina se estan llevando a término proyectos y actuaciones por parte de las administraciones públicas consorciadas con la presència activa de los vecinos, abocando una gran cantidad de recursos econòmicos, humanos y tècnicos que, sin dudas, representa la intervención mas importante echa a Catalunya en esta matèria, proporcionada y especializada teniendo en cuenta las características y necesidades singulares del barrio”.Y ofrece que “no detecto indicios de actuación irregular que justifican  mí intervención”.

 El arbitraje del Síndic és clave para a la resolución de conflictos entre el ciudadàno y las diversas administraciones para garantizar el derecho de todos a una buena administración.

 

Consorcio del barrio de la Mina