Noticias

El jurado del VIII Concurso internacional de buenas prácticas de Naciones Unidas ha otorgado al Plan de Transformación del barrio de la Mina la calificación de "Mejor" y lo ha incluido en el grupo de las 48 propuestas finalistas para acceder a alguno de los 12 premios que se conceden. Esta condición, da entrada directa al proyecto de la Mina para formar parte de la Biblioteca de ciudades para un futuro sostenible y del Catálogo Español de buenas prácticas que edita el Ministerio de Fomento con motivo de estos premios, de los cuales es promotor.

 

 

El Concurso internacional de buenas prácticas para la mejora de las condiciones de vida de la ciudadanía desde la perspectiva del desarrollo sostenible forma parte del programa de buenas prácticas y liderazgo local creado por el Centro de Naciones Unidas para los asentamientos humanos (ONU-Hábitat). Como secretariado permanente del Comité Hábitat Español, el Ministerio de Fomento impulsa la participación de buenas prácticas de proyectos ejecutados al Estado Español, coordinando la selección y el envío de las que cumplen los requisitos establecidos. En esta edición, el premio internacional Dubai 2010 a otorgado 12 galardones, 10 de ellos por buenas prácticas y 2 por transferencias de buenas prácticas.

  

Desde este ministerio el director general del Suelo y Políticas Urbanas, Félix Arias, destacó la dificultad de mantener el muy buen nivel de las propuestas nacionales a lo largo de las diversas ediciones del certamen. “Parece evidente –aseguró- que esto sólo es posible con el compromiso por parte de todo el mundo, una buena manera de hacer las cosas por parte de las instituciones y los particulares, y la suma de esfuerzos en la necesaria persecución de los objetivos de sostenibilidad en nuestros pueblos y ciudades”.

 

Criterios integrados al Plan de la Mina
Para llegar a determinar las “buenas prácticas” de una actuación la comunidad internacional ha adoptado hasta siete criterios basados en: impacto, asociación, sostenibilidad, liderazgo y fortalecimiento de la comunidad, igualdad de género e inclusión social, innovación y transferencias. El impacto tiene que demostrar que se han dado unas mejoras tangibles en las condiciones de vida de las personas en cualquiera de las temáticas propuestas. La asociación asegura que hay un trabajo de equipo y colaboración entre distintas administraciones, o el sector privado y el público, organismos internacionales, instituciones académicas, asociaciones profesionales, medios de comunicación, líderes cívicos, y voluntarios y profesionales. La sostenibilidad es la manifestación de que los cambios son duraderos, ya sea en el marco de las leyes y las normativas, las políticas sociales, en el marco de las instituciones, y los sistemas de gestión eficientes, transparentes y responsables. En cuanto al liderazgo y el fortalecimiento de la comunidad, hay que contar con iniciativas que inspiren actividades innovadoras, que fomenten los cambios e incluyan modificaciones en las políticas públicas; así como la habilitación de las personas, barrios y comunidades a la vez que se consigue incorporar sus habilidades en la aceptación y respuesta a la diversidad cultural y social, la posibilidad de intercambio, transferencia y aplicación de experiencias, y la existencia de medidas adecuadas a las condiciones y niveles de las distintas capacidades. Las buenas prácticas exigen la igualdad de género y la inclusión social, a través de la aceptación de la diversidad social y cultural, y la promoción de la igualdad y la equidad social en cuestiones como los ingresos, género y edad, condiciones físicas y mentales, y el reconocimiento y valoración de las distintas capacidades. El aspecto innovador de estas prácticas tiene que ser difundido y transferido para poder ser compartido y aplicado, debidamente adaptado, a otros casos. Y, finalmente se ha establecido un criterio de transferencias que recoge el impacto resultado de la transferibilidad de ideas, cambios en políticas o prácticas resultantes, así como la sostenibilidad de la transferencia como parte de un proceso continuo de aprendizaje.

  

Los premios se convocan con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de las personas en sus aspectos físicos, económicos y sociales, y de la sostenibilidad de las ciudades. Para evaluar las diversas propuestas presentadas, se establecen siete áreas temáticas de referencia: vivienda, desarrollo territorial y urbano sostenible, género y lucha contra la exclusión social, gestión sostenible de los recursos naturales, ciudad y en torno natural, transporte y accesibilidad, y gobernabilidad urbana. Categorías, a varías de las cuales se adscribe el Plan de Transformación del barrio de la Mina porque integra en un mismo proyecto la regeneración física del territorio urbano y el desarrollo de programas específicos para atender problemáticas sociales diversas, encaminadas todas ellas a la mejora de las condiciones de vida de la comunidad de la Mina.

 

Consorcio del Barrio de la Mina